Indignación entre comerciantes y hosteleros de Hermanos Orbón por la gestión de las obras

La última intervención en la plaza de Abastos no está convenciendo ni a los hosteleros, ni comerciantes ni a la Comisión del Patrimonio. / ARNALDO GARCÍA

Los grupos de la oposición solicitará hoy explicaciones al PSOE mientras no ocultan su malestar por la tramitación del proyecto

La paralización de las obras de reforma del pavimento de la plaza Hermanos Orbón ha generado un sentimiento de indignación y malestar entre el comercio y la hostelería de la zona. Al tiempo, los grupos políticos de la oposición reclamarán hoy viernes, 23 de septiembre, un detalle completo de la gestión municipal.

«Es la primera vez que veo una paralización de este tipo», declaraba ayer el concejal Juan José Fernández, de Cambia Avilés, que el pasado miércoles desvelaba la ausencia del obligatorio permiso de la Comisión del Patrimonio Histórico Artístico para ejecutar la obra. «Me parece inaudito y de una gran gravedad, por eso necesitamos todas las explicaciones del gobierno», apuntó.

El edil recordó que la falta de la autorización hace que «toda la actuación sea nula. Se generan muchas incertidumbres y preguntas que el gobierno debe responder. La semana pasada, se caía una señora y necesitaba atención médica. ¿Quién será el responsable? Hay que depurar responsabilidades».

Juan José Fernández no ocultó la gravedad de lo sucedido. «La administración debe ser ejemplar. Cualquier propietario del centro histórico sabe lo complejo que es hacer una obra, por pequeña que sea. No puede ser que el Ayuntamiento se olvide de un trámite obligatorio. Por esa razón, en el Pleno pedimos una comisión monográfica».

Desde el Partido Popular, Esther Llamazares recriminaba ayer al gobierno «las prisas que metieron con estas obras y la reurbanización del parque del Muelle. Esa celeridad provoca que no se hagan las cosas bien y estamos viendo los errores que hay en todas ellas».

La concejala de Ciudadanos, Carmen Pérez Soberón, lamentó que no se haya facilitado más información a la oposición. «Es evidente que algo se ha hecho mal, falta un trámite obligatorio, el gobierno nunca nos lo había dicho. Nos tienen que dar muchas explicaciones, también sobre las consecuencias porque hay una obra hecha y habrá que indemnizar a la empresa».

Desde Vox, su portavoz Arancha Martínez Riola, calificó como «inaudito que se paralicen de nuevo las obras que llevan todo el verano causando un perjuicio importantísimo no solo a los hortelanos y ambulantes si no a los comerciantes del interior de la plaza».

Riola reprocha al gobierno que «la obra de la plaza Hermanos Orbón es fruto de la improvisación constante, y prueba de ello es que la ausencia de permisos a Patrimonio, para una reforma de tal calado, donde se da por sentado que se conocen las implicaciones y obligaciones a la hora de acometer unas obras de esta envergadura. El polvo, los ruidos y las pérdidas de los negocios no justifican para nada los acabados defectuosos y este nuevo parón que no hace sino añadir pérdidas e incertidumbre en los negocios del entorno».

Por último, el concejal no adscrito, Javier Vidal, reconoció que «la intervención en el Pleno de Pelayo García fue tranquilizadora, pero si ahora resulta que no tenemos un permiso obligatorio estamos ante una situación grave y nos podemos meter en un buen lío».

Malestar en la plaza

Por su parte, el comercio y la hostelería de la zona no ocultan su indignación. La paralización es la gota que colma su paciencia después de que la peatonalización del entorno haya supuesto un mazazo para sus economías.

Al menos así lo afirma, Juan Manuel Ferrero, ‘Juanín’, el presidente de la sociedad Mercado de Avilés, encargada de la gestión de la plaza Hermanos Orbón. «Es vergonzoso. Nadie sabía nada de lo que estaba pasando. Nos llevan engaño tras engaño y van a terminar con la plaza», apunta.

Para el comercio, el primer problema es la peatonalización del perímetro, que ha suprimido la totalidad de las plazas de estacionamiento.

«Todos hemos notado una caída en las ventas. Ahora mismo la plaza tiene tres puestos libres. Esta situación nos perjudica a todos y por eso hemos puesto en marcha una plataforma con todos los afectos, no sólo los comercios de la plaza, porque se están cargando el mejor eje comercial de Avilés».

En su opinión, las obras de peatonalización y la supresión de aparcamientos «han sido excesivas, han hecho mucho más de lo que nos habían enseñado en las infografías previas. Hemos perdido toda la clientela de Castrillón y la comarca, ya no vienen porque tienen que dejar el coche muy lejos», explica.

‘Juanín’ también expresa su preocupación por la paralización en las obras de pavimentación del interior de la plaza. Le inquieta lo que pueda suceder en el futuro y, también, ve con preocupación lo que pasará con los vendedores ambulantes. «Tienen prevista una reunión con el Ayuntamiento, pero con las obras paradas no podrán entrar en breve. Nosotros no vamos a pintar ni a tocar nada del pavimento con las obras paralizadas por el Principado. No sé qué hará el gobierno. ¿Permitir que entren y, cuando se resuelva todo, volver a sacarlos mientras duran los trabajos?», apuntó.

Yolanda Ibáñez, propietaria del Chicote, también se muestra disconforme con la situación. «Sobre la paralización de la obra, sólo sé lo que leí en LA VOZ. Durante las obras, el personal de la obra fue muy amable y se portó bien, aunque nos quedamos sin terraza durante el mejor mes de ventas del año», apuntó.

Ibáñez también criticó el resultado de la peatonalización en la plaza de Pedro Menéndez. «Ha quedado muy guapa, pero no viene gente, la están alejando. Queda todo precioso, pero sin vitalidad y lo que necesitamos es vida para la ciudad. Están haciendo un cascarón bonito, pero vacío. Están bien preocuparse por el pasado, pero tenemos que vivir con el presente y es lo que no están haciendo».

Carlos García, de El Cafetón, califica los sucedido como «surrealista, personalmente, no me gusta el acabado, me parece feo; pero que a nosotros nos pidan todos los trámites del mundo para pintar la puerta del bar y que ellos se olviden de un trámite obligatorio ante Patrimonio me parece surrealista».

El hostelero asegura que «las obras nos hicieron perder uno de los mejores veranos de la historia de Avilés y ahora lo que tememos es lo que pueda suceder en el futuro. No se hacen las cosas así y se deberán pedir responsabilidades».

Enlace de origen : Indignación entre comerciantes y hosteleros de Hermanos Orbón por la gestión de las obras