La polémica llegó con los juegos florales

El Teatro Palacio Valdés acogió los juegos flores para exaltar la relación con Cuba. / MARIETA

Convocados para promocionar la relación con Cuba, los dos años previos de organización no estuvieron exentos de tensiones

Un 25 de septiembre de hace cien años, el Teatro Palacio Valdés acogía unos juegos florales, una convocatoria que, en esa ocasión tenía el motivo de exaltar la relación entre España y Cuba y que se convocaron bajo el lema de ‘Patria, Fides, Amor’.

Sin embargo, los dos años previos de organización fueron, según la crónica de LA VOZ, de lo contrario, más bien de desorganización con unos promotores que no dudaban en utilizar el nombre de Avilés y generar gastos a la administración local.

Los anuncios de que acudirá la reina, que finalmente no vino, algún infante de España, o ministros del Gobierno, incluso diputados en Cortes cuestionaron el trabajo de una comisión integrada por José F. Castro, Antonio G. Pumariega, José María G. del Río y Julián Orbón, que se llevaron un buen tirón de orejas en la crónica. Aunque, al menos en el último, no era la primera vez pues «Julianito» tenía sus más y sus menos con el diario local.

Afortunadamente, ese caos no restó brillantez a la celebración de los juegos florales que congregó en el Teatro Palacio Valdés a autoridades regionales y locales, además de público que llenaba el odeón avilesino.

La condesa de Revillagigedo fue la reina de fiesta, ocupando un lugar preminente en un escenario sobriamente adornado. Lucía en un lugar destacado el escudo de España y, bajo él, se enlazaban las banderas de España y Cuba en un simbólico hermanamiento.

El sacerdote gallego Antonio Rey Coto recitaba el poema ‘Canto a España y Cuba’, obra de R. Blanco Belmonte y que era premiado en los juegos. Leemos también en la crónica que el señor Goicochea intervenía por primera vez en un acto público en Avilés para elogiar el amor a la patria.

Pero, sin duda, la estrella de la velada fue Mario García Kohly, ministro plenipotenciario de la República de Cuba en España y que, en 1913, había ganado unos juegos florales. Su intervención presentaba la relación entre Cuba y España como «el amor de una hija por su madre», destacando los vínculos del idioma y «la raza común».

1922. Hace 100 años

Enlace de origen : La polémica llegó con los juegos florales