Alianzas y compromiso, claves para alcanzar las metas de la Agenda 2030 y asegurar un futuro sostenible para todos

La Agenda 2030 y los retos vinculados con la acción climática y la presión demográfica marcaron el contexto del año 2019 y la crisis sanitaria provocada por la pandemia de la COVID-19 determinó el escenario en 2020. Ya en 2021 y en situación post-COVID, se hizo aún más evidente la necesidad de actuar de manera coordinada para afrontar estos desafíos a los que se enfrenta la sociedad y seguir trabajando para cumplir con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados por la ONU en 2015.

Así, con el propósito de abordar conjuntamente la crisis climática y la desigualdad económica y social, la Unión Europea planteó el Green New Deal como la respuesta a los retos existentes y ha propuesto una estrategia de crecimiento que transforme la UE en una economía moderna, eficiente en el uso de los recursos y competitiva. En esta línea está implantando los indicadores ESG –que se refieren a aspectos ambientales, sociales y de gobierno corporativo– como un sistema común de clasificación para fomentar la inversión en crecimiento sostenible y contribuir a una economía climática neutra. De manera paulatina, estos indicadores están cada vez más vigentes para establecer cuándo una actuación es sostenible, convirtiéndose en la guía de la toma de decisiones y en referencia de la inversión socialmente responsable.

La crisis originada por la pandemia supone la oportunidad de reconstruir el tejido social y productivo sobre sectores fuertes que aporten valor añadido y creen ocupación de calidad; y en este contexto el sector del agua tiene un papel clave para garantizar la reconstrucción verde y la cohesión territorial y social. Ante este escenario,
Aguas de Avilés, como empresa de este sector, ha reforzado los compromisos de su Plan Estratégico de Desarrollo Sostenible, Rewater Global Plan (RGP 2017-2021), enfocados a los criterios ESG y siempre alineados con la Agenda 2030.

Con este plan como guía, la Sociedad Mixta formada por el Ayuntamiento y
Asturagua aborda los retos globales adoptando medidas y soluciones específicas a las problemáticas de Avilés, desarrollando planes de acción para poder anticiparse y ofrecer una respuesta acorde a los desafíos actuales y futuros. En su tercer
Informe de Desarrollo Sostenible se muestran las principales iniciativas que ha llevado a cabo durante el año 2021 para contribuir al cumplimiento de la Agenda 2030.

Compromisos ambientales

La disponibilidad del agua es uno de los grandes desafíos del presente y el sexto objetivo de los ODS (
Agua limpia y saneamiento). Por ello, la preservación del agua, garantizando su acceso y disponibilidad futura, es uno de los propósitos marcados en la estrategia de Aguas de Avilés. Para ello lleva a cabo actuaciones encaminadas a reducir su huella hídrica y la de sus clientes, mediante una gestión inteligente y avanzada que aplica en todas las etapas del ciclo integral del agua. A través del control exhaustivo de las redes de distribución y la realización de actuaciones de mejora consigue minimizar las fugas y aprovechar al máximo el agua.

Aguas de Avilés desarrolla cada año planes de reducción de Agua No Registrada (ANR), aplicando las mejores prácticas disponibles para conseguir la máxima eficiencia en la gestión del sistema de abastecimiento del agua potable, optimizando de esa manera los volúmenes suministrados de la red que gestiona. Esto trae consigo un ahorro tanto de agua como de energía, ya que al disminuir el volumen de agua suministrada se reducen también los consumos energéticos asociados a los bombeos y al proceso de potabilización. «Desarrollamos soluciones concretas para aumentar la resiliencia de nuestros sistemas de agua urbana ante escenarios de sequías y fenómenos de lluvias torrenciales, cada vez más frecuentes y severos, impulsando el uso eficiente de los recursos hídricos», explican desde la empresa.

Otro de sus objetivos prioritarios es contribuir a la
lucha contra el cambio climático (ODS 13) apostando por soluciones de mitigación y adaptación. Así, aborda la reducción de las emisiones y el uso de recursos alternativos considerando el binomio agua-energía, ya que, según afirman desde la empresa, la planificación y gestión de recursos hídricos debe incorporar el componente energético: «Las tecnologías y soluciones del futuro no solo tienen que satisfacer la demanda de agua, sino que han de hacerlo con el menor consumo energético posible», recalcan desde la Sociedad Mixta. Su estrategia climática se basa en la compra de energía verde, la generación de energía renovable, la movilidad sostenible y la
eficiencia energética. A través de estas acciones ha conseguido disminuir su consumo energético un 45% durante el 2021 y reducir el 34% de su Huella de Carbono respecto al año 2020.

Según declaraciones de la ONU, la biodiversidad es el pilar para que el ser humano pueda vivir en la Tierra; y la reciente pandemia ha puesto de manifiesto aún más el estrecho vínculo que existe entre la salud de las personas y la de los ecosistemas. Aguas de Avilés, como empresa que gestiona un recurso natural clave para la preservación de la biodiversidad, se ha comprometido a garantizar que sus estrategias, objetivos y metas favorezcan la
recuperación de la naturaleza, contribuyendo así al
ODS 15 (vida de ecosistemas terrestres). Por ello, está transformando las instalaciones del ciclo del agua en ‘infraestructuras verdes’ para que sirvan que apoyo a los ecosistemas en el que están ubicadas y favorezcan los servicios que la naturaleza nos ofrece. Con este fin ha eliminado el uso de fitosanitarios en sus instalaciones y desde hace dos años desarrolla dos programas medioambientales en la ETAP de La Lleda: BiObserva STOP-Invasoras para el control de especies exóticas invasoras que colonizan los ecosistemas, y BiObserva Voluntariado, dirigido a identificar las distintas especies de aves que habitan en el entorno de la planta de tratamiento de agua potable.

Compromisos sociales

El Plan Estratégico de Aguas de Avilés incluye además una importante vertiente social, cuya máxima expresión es el compromiso de
asegurar el suministro de agua a todas las personas,
sin dejar a nadie atrás, prestando una atención especial a aquellos colectivos que tienen dificultades para hacer frente al coste de su consumo de agua (ODS 1). El programa de tarifas sociales de Aguas de Avilés cuenta con tarifas y bonificaciones especiales para diversos colectivos vulnerables, como las personas desempleadas o las personas jubiladas, así como para familias numerosas, todas ellas recogidas en las Ordenanzas Municipales del Ayuntamiento de Avilés. En 2021 fueron bonificados 25.768 € en el pago de las facturas a través de sus tarifas sociales.

«En Aguas de Avilés siempre hemos puesto a nuestros clientes en el centro de la gestión, atendiendo para ello a sus demandas y necesidades», señala Carmen Álvarez, gerente de la Sociedad Mixta. Así, han realizado acciones de mejora de la navegabilidad y usabilidad de su página web y del
área de clientes, facilitando la comunicación y ofreciendo información en tiempo real de los contratos y facturas.

«Nuestro objetivo es no dejar a nadie atrás y por ello prestamos especial atención a las personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad, pero no sólo desde el punto de vista económico, sino que también estamos trabajando para eliminar las barreras digitales, de comprensión o de accesibilidad», destaca Álvarez. En este sentido, en los últimos tres años han puesto en marcha varias iniciativas, como la atención preferente en oficinas para determinados colectivos, la factura de lectura fácil o un teléfono gratuito para las entidades del tercer sector.

En Aguas de Avilés entienden que la implicación de la ciudadanía en su conjunto es esencial para conseguir una gestión sostenible de los recursos hídricos y para ello es importante fomentar el uso racional del agua. En este ámbito, la empresa contribuye al
ODS 12 (producción y consumo responsable) desde varias vías: promoviendo una cultura de consumo responsable basado en la economía circular, trabajando con proveedores socialmente responsables y priorizando aquellos que tienen en cuenta criterios de desarrollo sostenible. Además, cada año realiza en los colegios de Avilés su programa educativo ‘Aqualogía’ para contribuir a crear conciencia sobre la necesidad de cuidar el agua y el medioambiente, y organiza visitas guiadas a la ETAP de La Lleda para que la ciudadanía pueda conocer de primera mano el ciclo del agua en la ciudad y fomentar el uso sostenible de este recurso.

Compromisos transversales

«La innovación forma parte de nuestro ADN y cada día trabajamos para lograr ser un referente en el ecosistema innovador de Asturias», indica Carmen Álvarez. Por ello, en todas las áreas de la empresa apuestan por la
innovación y la digitalización (ODS 9) con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas y alcanzar la excelencia en los proyectos que desarrollan. «Una vocación de servicio que nos hace responder a las necesidades de nuestros consumidores, cuidar de nuestro entorno y ser una compañía comprometida con el medioambiente, la economía circular y el desarrollo sostenible en nuestra ciudad», remarca la gerente de la Sociedad Mixta. Ejemplo de ello es la implantación de la
telelectura en el PEPA, un proyecto desarrollado junto a Asturagua, su socio privado, que supone un impulso hacia la transformación digital del ciclo del agua y permite seguir avanzando en el objetivo de convertir Avilés en una Smart City, un municipio más resiliente y sostenible que se adapte a las necesidades futuras de sus habitantes y empresas.

En Aguas de Avilés promueven un modelo de actividad basado en el diálogo, la cooperación y el compromiso con los grupos de relación. Un modelo, explican desde la empresa, que sitúa a las personas en el centro, lo que les permite actuar con mayor sensibilidad ante públicos diversos que se encuentran en situaciones diferentes. Así, conscientes de que la recuperación social y económica derivada de la pandemia debía abordarse a través de una estrategia de futuro conjunta, en 2021 Aguas de Avilés y el Ayuntamiento pusieron en marcha un
Pacto Social fundamentado en la colaboración público-privada para dar respuesta a los nuevos retos. Una iniciativa que impulsa las alianzas necesarias para contribuir a esta recuperación en base a la solidaridad, el empleo y la reconstrucción verde. Con este convencimiento, Aguas de Avilés promueve la colaboración para transformar el modelo de gestión del agua con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas y favorecer un ecosistema urbano resiliente, actuando «sin dejar a nadie atrás», tal y como marca la Agenda 2030 de Naciones Unidas. Y es que solo
a través de las alianzas (ODS 17), y por tanto del compromiso entre empresas, administraciones y ciudadanía, se lograrán alcanzar las metas de la Agenda 2030, garantizando así un futuro sostenible y equitativo para las generaciones venideras.

Enlace de origen : Alianzas y compromiso, claves para alcanzar las metas de la Agenda 2030 y asegurar un futuro sostenible para todos